La generación Ni-Ni.La nueva picaresca.Jóvenes sin futuro.Familias en crisis.

Estándar

 

Generación ni-ni

La generación Ni-Ni es un invento reciente.Corresponde a los últimos años y se ha hecho famosa gracias a programas de televisión y algún artículo en la prensa .Toda la vida hemos visto personas ,jóvenes y no tanto que no “pegaban palo al agua”.Vagos y maleantes ha habido siempre y la Literatura española del Siglo de Oro,retrató en palabras (otros lo hicieron en pinturas Velázquez,Murillo) el mundo del golferío.
En un país con un desempleo estructural de los más graves de Europa,afectando especialmente al primer empleo y al empleo de jóvenes el fenomeno no ha hecho más que crecer.

En televisión la Sexta planteó su programa basándose en la siguiente definición:

“Aquella frase manida que se utilizaba para ligar de ¿estudias o trabajas?, ha caído en desuso para muchos de los jóvenes de las sociedades industrializadas, porque muchos de ellos ni estudian, ni trabajan; es más, no tienen ninguna intención de hacerlo, por lo menos de momento; son lo que los sociólogos ya están empezando a denominar, “La Generación ni- ni”. El 15% de los jóvenes españoles entre 16 y 24 años ni-estudia, ni-trabaja, y este porcentaje se encuentra en proceso de crecimiento.”
Un joven lo explica así (y lo recogió Rocío Aguilar en Público) “si nos llaman generación ni-ni, es porque somos unos vagos”. “Nos gusta que nos lo den todo hecho. La gente que ni estudia ni trabaja es porque puede seguir en su casa tan a gusto. Sus padres siempre les van a dar dinero, comida y lo necesario para vivir”.

Otros la equiparan con  angustia y depresión ante la incertidumbre:
Generación Nini, tendencia mundial. Se denomina así a jóvenes de entre 14 y 30 años que ni estudian ni trabajan. Se trata de una problemática que se vive en España, Argentina, México, entre otros países.

Sin embargo, al contrario de lo que puedan pensar muchos, esta inactividad les produce a esos adolescentes un sentimiento de angustia profundo. Incluso, psicólogos afirman que últimamente las consultas de los jóvenes se deben a casos de angustia difusa.
La sobreprotección de los familiares más próximos,padres y abuelos,ha ayudado enormemente a su crecimiento.Chicos sobreprotegidos crea adultos incapaces de soportar negaciones ,fracasos y frustraciones.Crea una picaresca de la que tienen difícil salida.Vivir del sablazo a la familia.
Por supuesto, la culpa del crecimiento la tiene la sociedad burbuja en la que hemos vivido hasta hace poco, además de círculos familiares que les han permitido todo sin exigirles ni educarles que las cosas no funcionan así. No olvidemos que a las personas jóvenes deben ver en sus casas unos valores a seguir que, en muchos casos, son inexistentes porque sus padres bastante tienen con trabajar y llevar dinero a casa. A las nuevas generaciones se les debe dedicar tiempo y acostumbrarles a conseguir las cosas con esfuerzo y no darles todo porque sí. El sociólogo de la Universidad de Navarra, Alejandro Navas,echa la culpa a todos: padres, profesores y sistema educativo. A todo ello, dice,  hay que añadir una permisividad desbordada y una cultura del mínimo esfuerzo.
En fin, que no hay que ser sociólogo para darse cuenta que todos estamos involucrados en el surgimiento de una generación tan echada a perder como ésta, y digo estamos porque aunque no soy madre, ni profesora, ni sistema educativo, sí pertenezco a una sociedad que lo permite o que lo está permitiendo, si no, que pregunten a los catalanes que este fin de semana escucharon al presidente de la Comunidad de Cataluña, José Montilla, ofrecer una serie de créditos-salario amenores de 25 años pertenecientes a la generación ‘ni- para que puedan formarse con el objetivo de acceder a un empleo. Estos jóvenes percibirían 633 euros mensuales (el equivalente al salario mínimo) durante nueve meses, y después seguirán cobrando tres meses mientras buscan empleo.
Además, recibirán una beca-formación que costeará los estudios necesarios durante esos nueve meses, ya que la medida se dirige a los jóvenes que tengan poca formación. A los menores de 30 años con formación, pero que quieran mejorarla, se les otorgará un crédito-salario por un máximo de 11.399 euros, que devolverán sin intereses cuando consigan un trabajo. El objetivo es que este perfil de joven no esté en paro más de medio año sin la oportunidad de mejorar su formación.  El ex presidente del Gobierno español Felipe González ha dicho que los países latinoamericanos tienen una oportunidad para el desarrollo en la conocida como generación ‘Ni-Ni’, si a ese gran “bono demográfico” de jóvenes que ni estudian ni trabajan se les proporciona una adecuada formación y acceso a las nuevas tecnologías.La opinión del Doctor Paulino Castells, especialista en Psiquiatría, Pediatría y Neurología, y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona:Ellas nos hablan de las dificultades de integración laboral de los jóvenes que han sido educados (deseducados, mejor) en la indisciplina y la displicencia. En el fondo, se refieren a la que ahora denominamos popularmente “generación ni-ni”, porque ni estudian, ni trabajan. Sin caer en el tópico de que los tiempos pasados fueron mejores, antes, en nuestra juventud, cuando te presentaban a alguien, casi era obligado preguntarle: “¿Estudias o trabajas?”. Y la respuesta se repartía prácticamente a partes iguales. Ahora, esta pregunta ya es inútil. Muchos vegetan mientras sus padres se lo permiten. Son genuinos representantes de una generación que han sido educados (deseducados) en la ley del mínimo esfuerzo, en dárselo todo hecho, en no negarles nada (”¡Pobrecitos, que no se traumaticen!”). Cuando, en realidad, están pidiendo a gritos (a menudo simbólicos) que sus progenitores les marquen límites y les inculquen valores para ir con la cabeza bien alta (y bien despejada) por la vida.
Pero, tal como van las cosas, pienso que los profesionales de la salud mental que asistimos a estos jóvenes pacientes (nunca mejor dicho), futuros inútiles laborales,tendremos que buscar una etiqueta científica donde encuadrar su diagnóstico. Yo propongo que de momento les llamemos generación ni-ni.

 

Y en Europa ¿Qué? En Cafébabel.com Roberto Lapia lo plantea también,pero se mezcla con el concepto del joven “Peter Pan” que trabaje o no,se niega a abandonar el nido paterno.”Pues Italia ha batido un nuevo récord: es el país europeo con los jóvenes más viejos. Pues sí, porque según unas despiadadas estadísticas, son casi cinco millones y medio los italianos entre los 18 y los 34 años que todavía viven con sus padres (el 69,7% del total en esta franja de edad). Ya en el lejano 2007, el entonces ministro de Economía Tommaso Padoa Schioppa tronaba: “¡Los hijos de mamá fuera de casa!”, sin ser escuchado del todo. Hoy es otro ministro el que abre de nuevo el debate: “¡El dinero de las pensiones para los ‘bamboccioni’!” ha propuesto el titular de la Función Pública, Renato Brunetta, afirmando que él mismo, en su tierna edad, formó parte de ellos.
Esas historias de ‘generación cero’ (cero empleo, cero expectativas) son historias de una realidad ordinaria, de jóvenes que, por razones económicas, prefieren quedarse con sus padres porque no se pueden permitir alquilar un piso. El término ‘bamboccione’, que en español significa ‘inocentón’, se considera un neologismo del idioma italiano: viene de ‘bamboccio’, que no es otra cosa que un hombre torpe, tonto, inmaduro. Otro término utilizado para definir la misma categoría de personas es ‘fannulloni’: ‘ocioso’ o ‘que no hace nada’.
¿Y qué pasa en el resto de Europa? ¿Existe un término para calificar a estos eternos adolescentes? Pues sí, lo que prueba que el problema no solamente se encuentra en Italia. En Francia se les llama ‘tanguy’ a raíz de la película con el ese título que en el año 2001 contaba la historia de un joven, Tanguy precisamente, que aún vive con sus padres a sus 28 años… y con un título universitario en el bolsillo.
En Alemania se les llama ‘nesthocker’ o ‘aves que se resisten a dejar el nido’ y también ‘muttersöhnchen’, es decir, ‘niño de mamá’. Los polacos tienen varios términos para definirlos. Uno de los más originales es, seguramente, ‘na garnuszku rodziców’, lo que viene a decir ‘en el bolsillo de los padres’, porque aún no han salido del paraguas económico paterno. En España, donde el grupo es numeroso, cobra fuerza un nuevo término: ‘Generación ni-ni’ que resume bastante bien la situación de los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Y claro, con estas condiciones, siguen viviendo con sus padres.
Aunque toda Europa se burla de estos eternos adolescentes, ellos parecen no ver el problema y viven apaciblemente con sus padres. Así que, ¡viva el ‘bamboccione’! El nuevo estatus del siglo XXI en crisis.”

 

Si se cumplen los pronósticos que días atrás realizó Dominique Strauss-Kahn, no hará falta buscar apodo alguno a todos esos chavales: directamente, ha dicho, será «una generación perdida». El director gerente del FMI ha patentado el nombre de esa marea de jóvenes que sigue bajo techo familiar (un tercio de los españoles menores de 34 años) porque no encuentran un jornal que echarse encima. En España el paro juvenil roza ¡el 38%! y subiendo. Conviene poner el contexto: uno de cada tres jóvenes españoles abandona el sistema educativo sin acabar la secundaria.
Luego está la inmediatamente anterior, a la que se le podría llamar como la de los mileuristas. Una generación desubicada: no obtuvieron las ayudas de alquiler por un año, no osaron ir a por cheque bebé, y ni siquiera reunían las condiciones necesarias para recibir las bombillas de bajo consumo. La generación ni-ni que viene detrás los ven como unos perdedores: pasaron de ser eternos becarios gratis a unos free-lance dispuestos a todo por nada.
Con 27 años, a la edad en la que hoy cuatro de cada diez chavales rebuscan entre las escasas ofertas laborales, Dominique Strauss-Kahn ya estaba empleado como profesor en la Universidad de Nancy y mantenía su prometedora carrera política. Hoy, este dirigentes francés percibe un salario de 344.000 euros anuales (llega para pagar un año a casi 400 mileuristas) por advertir de la tragedia del paro juvenil sin proponer salida alguna. Lo suyo es la teoría: «Hay que buscar soluciones globales, no locales», vino a decir ayer con gesto sobrio. Aunque eso, por sí solo, difícilmente resuelve el problema.

 

Luego está la inmediatamente anterior, a la que se le podría llamar como la de los mileuristas. Una generación desubicada: no obtuvieron las ayudas de alquiler por un año, no osaron ir a por cheque bebé, y ni siquiera reunían las condiciones necesarias para recibir las bombillas de bajo consumo. La generación ni-ni que viene detrás los ven como unos perdedores: pasaron de ser eternos becarios gratis a unos free-lance dispuestos a todo por nada.
Con 27 años, a la edad en la que hoy cuatro de cada diez chavales rebuscan entre las escasas ofertas laborales, Dominique Strauss-Kahn ya estaba empleado como profesor en la Universidad de Nancy y mantenía su prometedora carrera política. Hoy, este dirigentes francés percibe un salario de 344.000 euros anuales (llega para pagar un año a casi 400 mileuristas) por advertir de la tragedia del paro juvenil sin proponer salida alguna. Lo suyo es la teoría: «Hay que buscar soluciones globales, no locales», vino a decir ayer con gesto sobrio. Aunque eso, por sí solo, difícilmente resuelve el problema.
Otros como Javier Salas en el diario Público minimizan el tema,y se apoya en que desde el Consejo de la Juventud, su presidente, Daniel Lostao, demanda de las administraciones, pero también de las empresas, poner freno a estos casos. Cree que la precariedad laboral y las dificultades en el acceso a la vivienda son problemas que afectan a todos pero sólo atenazan a “una minoría”. “La sociedad debe apostar por puestos de trabajo que protejan los derechos y un mercado laboral en el que prime la estabilidad”, defiende Lostao. Y añade: “Creer que los ni-ni retratan a esta generación es una salvajada”. Apoyándose en el Instituto de la Juventud (Injuve)que afirman que el fenómeno se encuentra en pleno proceso de estudio, y que que se sienten desorientados ante los números que aparecen en la prensa, todos dispares y, por lo general, inflados. Hay quien los cuantifica en torno a los 700.000, sumando aquellos ciudadanos de entre 16 y 29 años que se declaran inactivos y que tampoco estudian, según la Encuesta de Población Activa (EPA).Sin embargo, desde el Injuve advierten de que no todos los jóvenes clasificados en ese grupo son, sin más, unos vagos, sino que hay otros colectivos, como los discapacitados, que también engrosan esa cifra. “Este sector de jóvenes derrotados representan un 10% de su generación. Pero los que alcanzan una nota de diez, los que se comen el mundo, son el 25%”, sentencia ElzoTomás Salinas en El País decía:”Los verdaderos Ni-ni que nos conducen a la pobreza son grupos corporativistas que no tienen ni escrúpulos ni vergüenza. Al frente de ellos se sitúa una casta política que ni sabe lo que es trabajar en pos del bien común ni ganas que tiene de saberlo. Criaturas malditas sin corazón ni conocimiento que ni pueden ni quieren mejorar la vida de los demás. Vampiros que sólo se protegen a sí mismos con sueldos y jubilaciones ultrajantes, mostrando un rostro en el que no aparece ni la cordura ni la decencia.”
Me quedo con el recuerdo a los pícaros del Siglo de Oro,otra España en crisis, tanto seconómica como social y moral,decia Rosa María Artal: “Causa y consecuencia, la educación sigue siendo asignatura pendiente de los españoles porque, a pesar del indudable y vertiginoso crecimiento económico, partir del subdesarrollo y la dictadura lastra. Aún presentamos un notable fracaso de instrucción infantil… y evidentes carencias en los adultos. Desde la inocua falta de uso de expresiones corteses y el escaso dominio de lenguas extranjeras, a no pensar en los otros -elemento básico de una formación adecuada-. País bipolar, de excesos y carencias, generador de caspa que no tapa el progreso.
Una llave para el cambio: la búsqueda del bien común. Y con ella, franquear la entrada a una nave que aguarda durante siglos partir hacia una nueva España. Por la borda y con una pesada ancla, habremos de arrojar la picaresca y todo lo que implica. Para enderezar la Historia.”

Más información:

http://www.publico.es/espana/288252/ni-ni-ni-tantos-ni-tan-caraduras
http://www.publico.es/espana/288246/nos-llaman-ni-ni-porque-somos-vagos
http://www.elbuenpretexto.com/?p=363
http://josilloum.obolog.com/
http://lacomunidad.elpais.com/ccampos1946/2009/3/20/posmodernidades-y-corrupciones
http://www.reportajes.org/2010/05/12/generacion-nini-tendencia-mundial/
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/12/espana/1265993189.html
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Generacion/Ni-ni/elpepiopi/20100209elpepiopi_10/Tes
http://www.libertaddigital.com/economia/la-generacion-ni-ni-crece-mas-de-700000-jovenes-ni-estudian-ni-trabajan-1276380877/
http://www.lasexta.com/programa/ver/generacion__ni_ni/3072
http://www.elblogderrhh.com/2010/03/generacion-ni-ni.html
http://www.fedeablogs.net/economia/?p=6412
http://www.europapress.es/sociedad/noticia-felipe-gonzalez-llama-generacion-oportunidad-20100923101347.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s