Archivo de la categoría: Anarquismo

La Rambla del Raval de Barcelona.

Estándar

La Rambla del Raval es un nuevo espacio ganado al barrio al derribarse varias manzanas de viviendas, en una última estocada al Barrio Chino y la marginalidad. Hoy en día es un ancho paseo con palmeras, terrazas y un gran gato de Botero al final, que hace las delicias de los niños. Lugar de esparcimiento de los habitantes del barrio, especialmente apreciado por los paquistaníes hasta tal punto que algunos la llaman la “rambla Paquistán”. En los fines de semana hay un interesante mercadillo de artesanos, con una jaima donde tomar té y degustar pastelillos árabes.

El Raval fue el arrabal o barrio extramuros. Ya su nombre parece predestinarlo a la marginalidad, pero es precisamente de ahí de donde el Raval extrae su carácter. En la Edad Media el Raval eran campos, y por eso allí se instalaron monasterios, hospitales, hospicios y universidades, que no tenían espacio dentro de las murallas. La bonita iglesia románica de Sant Pau del Camp, al final de la calle Sant Pau da fé de que aquello estaba en medio del campo. En el siglo XIV se terminó la nueva muralla que incluia al Raval dentro de la ciudad.
El Hospital de Sant Pau y de la Santa Creu, en la calle Hospital, es otra supervivencia medieval, hoy Biblioteca de Cataluña y escuela de arte. Tiene un lindo jardincillo con naranjos que se puede visitar, unas bellísimas escalinatas renacentistas, y ya dando a la calle Carmen el hermoso patio del XVII de la casa de Convalecencia, hoy Instituto de Estudios Catalanes.

Entre el final del siglo XIX y los años 70 del XX, el Raval se convirtió en el denominado “Barrio Chino”, es decir, el barrio de alterne, que en una ciudad portuaria como Barcelona siempre ha sido un barrio muy activo. El Barrio Chino no sólo abarcaba el Raval, también incluía amplias zonas del Gótico -Escudillers, Avinyó, plaza Reial. Ya a principios del siglo XX, cuando Picasso iba de correrias por los burdeles de Barcelona -“Las señoritas de Avinyo” no son otras que las señoritas del burdel de la calle Avinyó- en la zona había un intenso comercio carnal. Hoy todavía, en el Raval más cercano al mar, se adivina lo que el barrio fue. Los más valientes pueden tomar una absenta en el Marsella, en la calle Sant Pau, bar que fue primero elegante café de de señoritos a pricipios de siglo y luego epicentro del la vida disipada. También en la calle Sant Pau hay un tesoro escondido: las hermosas decoraciones modernistas de los salones del Hostal España, obra de Domenech i Muntaner.

Hoy el Raval ha vuelto a cambiar de piel: en los 80 y 90 se transformó en un barrio bohemio y alternativo, hogar de muchos artistas jóvenes que inventaron el nuevo Raval: Un barrio pobre pero moderno, cosmopolita, popular y artesano, sin perder su carácter “fronterizo”. En el barrio viven y llevan negocios familias de Paquistan, Marruecos, Filipinas, India, China, Bangla Desh, Ecuador, República Dominicana…Para el turista es interesante pasear por sus calles y descubrir la gran variedad de propuestas para comer, comprar, cortarse e pelo, ver arte o tomar una copa.

La parte alta del Raval alberga hoy en día universidades, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona instalado en la antigua Casa de la Caritat, el FAD (Fomento de las Artes Decorativas) y el Museo de Arte Contemporaneo de Barcelona(MACBA) obra del arquirecto Richard Meier, en la Plaça dels Angels, que se ha convertido en una gran plaza pública que reune a fanáticos del patinete, madres paquistanís, futuros artistas y niños de los 5 continentes jugando al futbol. También flanqueando la plaza está el antiguo convento del Angels del XVI y hoy sede del FAD, institución local dedicada al diseño.

Fuente:http://www.softguide-barcelona.com/mapas/raval.html

A veces, la Rambla del Raval parece un oasis en medio de la oscuridad y el desorden de algunas calles de este barrio, como si fuera un espacio vacío entre la efervescencia de la vida de los pakistaníes, catalanes yguiris que viven alrededor y que frecuentan el lugar. Otros días, da la sensación de estar completamente consolidada y pertenecer a la ciudad desde que el barrio se industrializó hacia el siglo XVIII. Diez años después de su inauguración, ¿la necesidad de esponjamiento es argumento suficiente para llevar a cabo la destrucción de una zona consolidada de la ciudad? Consciente de que este proyecto ha sentado un precedente en la historia del urbanismo mundial, tanto en su concepción y desarrollo como en la posición cultural que ha tomado el barrio en el contexto de la ciudad, los efectos secundarios de gentrificación y desplazamiento de población autóctona es una cuestión que aún hace falta solucionar. ¿Acierto? Sí, pero con muletas.http://elbloc.net/?p=2052

Los que hace veinte años vivíamos en el Raval, ahora no lo reconocemos. El nuestro era un barrio de calles estrechas, malolientes, entre fachadas altas y siniestras, y tan pardas, que las plantas de los balcones no parecían crecer en macetas, sino surgir de la pared como si brotaran de la tierra. Un barrio con persianas de listones verdes, botellas de butano en el balcón, ventanucos enrejados, ropa tendida tapada con plásticos mugrientos, oscuras bodegas presididas por una cabeza de toro disecada, y un comercio provinciano: en las calles angostas, alpargaterías, talleres de reparación de motos, tiendas de ultramarinos con aspecto de rancios… y en la ronda Sant Antoni, comercios típicos de barrio populoso: escaparates atiborrados de pijamas o zapatos o cacerolas, donde los letreros con el precio poco menos que tapan los objetos expuestos, y tiendas de muebles cuyas exposiciones impolutas, con el tresillo, el reposapiés, el revistero, el teléfono de alabastro y el dálmata de porcelana, tienen un no sé qué de fúnebre, de tumba de Tutankamón al alcance de todos los bolsillos. Hoy en el Raval, como en toda Barcelona, donde hubo espacios cerrados los hay abiertos: la nueva Rambla, plazas, museos… y pronto, al parecer, un hotel de diez plantas, y la Filmoteca, y la UGT, y multicines… y tantas otras cosas que hace veinte años jamás se nos ocurrió imaginar. 

Nunca pensamos, por ejemplo, que por semejante sitio se dignarían pasear los turistas: hoy los hay, armados de una de las ocho o diez guías de Barcelona, en varias lenguas, que pueden encontrarse en los quioscos de la Rambla. Ni que un día veríamos rótulos en inglés, árabe, ruso; que los bares ofrecerían, en lugar o además de calamares y tortilla de patatas, falafel y shawarma; que donde estaba la alpargatería abriría una galería de arte; que veríamos saris por la calle, carnicerías islámicas y en los bancos de la Rambla, alternando con los viejos del barrio, jóvenes pakistaníes… 

El cambio -el del Raval y el de toda Barcelona después del 92- ¿es para bien, es para mal?… Para bien, qué duda cabe: en lugar de una ciudad lúgubre y parda, la tenemos colorida y aireada; en vez de mugre, luz; donde había tétricos bares y bodegas, hay hoy museos de mármol blanco; en vez de abulia y de provincianismo, vitalidad y cosmopolitismo ad… Pero es que nosotros amábamos aquello. Amábamos aquel Raval apacible y pueblerino, con sus secretos, que sólo unos pocos iniciados conocíamos: el hotel España con sus maravillosos mosaicos y frescos modernistas, o una diminuta librería de viajes, en un local caótico metido en una callejuela, llamada Altaïr, que hoy está en la Gran Via y es la más grande de Europa… Por aquel entonces, aunque no se lo crean, Maria Aurèlia Capmany no era una calle: era una gorda simpática con la que coincidíamos en las “manis”. 

Seguramente la melancolía no la provoca el urbanismo; seguramente pasados los cuarenta, y aunque no hubiera cambiado casi nada, es inevitable que nos repitamos en voz baja los versos de Manrique: “¿Qué se ficieron…?” o la frase de Proust: “Los únicos paraísos son los paraísos perdidos”. Por más mugrienta, maloliente y pardusca que fuese aquella Barcelona, era la nuestra.Artículo publicado en “La Vanguardia” el 02/12/2002 por Laura Freixas:”La rambla del Raval,Quién te ha visto y quién te ve”

http://youtu.be/naACtH2wUIs
















































http://es.wikipedia.org/wiki/El_Raval

http://www.xtec.es/~jducros/052.html

http://www.softguide-barcelona.com/mapas/raval.html

http://elbloc.net/?p=2052

http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Rambla/Raval/elpepiespcat/20090717elpcat_9/Tes

Anuncios

El 15-M y los indignados sobre hielo.

Estándar

El movimiento de los indignados que nació en un ,bastante lejano ya, l5 de mayo pasado,tenía en el caso de Barcelona en la Plaza de Cataluña su centro neurálgico,así como en Madrid es la Puerta del Sol.Ahora ,pasada ya la resaca de las elecciones,instalados ya en la “normalidad” de las derechas (PP y CiU),no se mira más que en acabar con la crisis,crear alegría consumista y generar ingresos.La colisión entre quienes ven sus expectativas frustradas y la masa de ciudadanos,consumidores sin reparos no podía hacerse más de rogar.Y se ha producido finalmente. Barcelona es un magnífico destino,tiene muy buen comercio y mucho atractivo.El comercio había llorado amargamente por la prolongada presencia del “camping” de los indignados.La “acampadabcn” generó todo tipo de expectativas,pero no se han traducido en nada práctico.Ni ha generado mucho éxito electoral,ni tampoco parece que haya influido en los partidos gobernantes.No se esperan modificaciones significativas en ninguno de los puntos reclamados por el movimiento de “indignados”· Los comerciantes tienen claro lo que quieren: mejorar la imagen y generar un ambiente propicio a las compras.Una opción que se estudió fue la instalación de una pista de hielo.Es una opción ya desarrollada en ciudades y pueblos de varios continentes durante años. La pista de hielo generó todo tipo de suspicacias desde el momento en que se planteó el proyecto. El hecho de estar en la plaza de Catalunya, epicentro del movimiento 15-M, no ayuda. Ayer, una veintena de personas contrarias al invento se apostaron en la entrada del recinto para invitar a las familias a irse a otra parte o a unirse a su causa. «Menos Navidad, y más sanidad», o «si nosotros no podemos acampar, ellos tampoco», fue de lo más repetido. Se vivieron instantes de tensión cuando algunos niños se pusieron a llorar y las madres saltaron a la yugular de cualquiera que portara una pancarta. La Guardia Urbana -habría unos 20 agentes vigilando toda la plaza- decidió escoltar la cola de entrada para separar a unos y otros. Más que la de ir a patinar, la cara de los niños parecía la de un chiquillo que prepara la cartera el 15 de septiembre.

(Fuente Carlos Marquez para “El Periódico”)


La principal discusión no viene tanto motivada por el coste.Al fin y al cabo se sufragará con dinero privado.Tampoco creo que el centro del debate sea el uso privado de un bien público.La relación exhaustiva de ejemplos de zonas públicas usadas por todo tipo de “circos” y similares,daría para mucho.Lo que ha sublevado a los indignados es que los “burgueses”,”capitalistas”,y “botiguers” (tenderos) se hayan atrevido a mancillar o profanar su “templo” el “Sancta Sanctorum” de las protestas de los meses de mayo,junio y julio pasados.La sacralización del lugar de la “acampadabcn”, es paradójica.El ágora de las docenas de asambleas,de las brillantes intervenciones de algunos intelectuales y políticos,de centenares de estudiantes,de miles de ciudadanos,de curiosos y guiris…El reclamo de la indignación contra el sistema y el gobierno. Ahora pasa a ser un reclamo ,uno más, del comercio,hostelería y turismo de Barcelona.


http://www.youtube.com/watch?v=-peFVsIHDOI

http://www.youtube.com/watch?v=K1gPSqsjy5E&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=QZ7Gi8cc7Rk&feature=relmfu

http://www.youtube.com/watch?v=a4Rj_o5IJ2g&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=3OoYcSbUm0I&feature=related




Defender Madrid es defender Cataluña.La exposición en la “Sala Ciutat” del Ayuntamiento de Barcelona.

Estándar

 Dentro de los actos de conmemoración de los 70 años de la finalización de la guerra, un cartel de Martí Bas da título a esta exposición gráfica que quiere rescatar una historia de solidaridad entre dos ciudades, Madrid y Barcelona, en unos momentos dramáticos y decisivos: la lucha contra el fascismo y la defensa de los valores democráticos representados por la República. La resistencia de Madrid ante las tropas golpistas se convirtió en todo un símbolo y Barcelona respondió como era preciso: con solidaridad, materializada en la organización de campañas de ayuda militar y humanitaria, tanto a nivel institucional como ciudadano. 


Se exponen 28 carteles reproducidos en tamaño real y situados en las paredes – tal como se veían por las calles de las ciudades-, de los cuales se han destacado cinco originales porque reflejan el espíritu de esta exposición y recogen las consignas más representativas.

Los comisarios de esta exposición son los Catedráticos de Historia Contemporánea de la Universitat de Barcelona Antoni Segura y Andreu Mayayo, director y vicedirector respectivamente del CEHI, Centro de Estudios Históricos Internacionales Pabellón de la República.

Esta exposición consigue mediante la reproducción de cartelería,fotografías así como diversos documentos de aquel triste periodo de nuestra historia,acercarnos a los dramáticos momentos  en que más allá de rivalidades entre castellanos y catalanes,o rivalidades entre las dos grandes ciudades españolas,en Madrid y Barcelona se compartía el pan,el hambre ,la miseria,el miedo y la solidaridad.Mis fotografías reflejan la exposición realizada en la Sala Ciutat,del Ayuntamiento de Barcelona del 23 de mayo al 10 de julio de 2011.………………………

………….

Cartel de la Exposición de 2009 en Madrid

Catálogo de la Exposición

http://www.bcn.cat/salaciutat/ca/solidaritat.html

http://www.magmacultura.com/ca/noticies/?p=2

http://blogs.sapiens.cat/blogdelcehi/2011/05/24/defensar-madrid-es-defensar-catalunya-solidaritat-en-temps-de-guerra-1936-1939-un-exposicio-sobre-dues-ciutats-i-una-mateixa-lluita/

http://www.ub.edu/cehi/tancade.php

http://premsa.gencat.cat/pres_fsvp/AppJava/notapremsavw/detall.do?id=87873&idioma=0&departament=39&canal=

La acampada de Barcelona bajo la lluvia.La protesta ante el Consulado de Francia.

Estándar

La acampada de Barcelona de los indignados del movimiento 15-M,bajo unas muy adversas condiciones metereológicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La  protesta ante el Consulado General de la República Francesa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La acampada de Barcelona (#acampadabcn) .Ese “parque temático” de la indignación.

Estándar

Denostada por izquierdista,por anarquista,por anticatalanista,por alternativa,por asamblearia,por naif,por poco concreta,por utópica,por idealista,por poco “higiénica” etc la acampada de Barcelona surgida a raiz de las manifestaciones de indignados del 15 de mayo sigue,pese a todo,en pie.Después de todo tipo de calificativos o apelativos “cariñosos” por parte de los medios informativos ,es un decir,de derecha,centro ,e incluso de parte de la autodenominada izquierda.Después de sobrevivir a manipulaciones,”limpiezas a palos”,manifestaciones multitudinarias de apoyo (la del viernes 27 por la tarde-noche) y al propio desgaste de una actividad tan intensa como poco comprendida,la acampada lejos de disolverse se ha reforzado en lo material,se ha diversificado en sus actividades (comisiones) y sigue siendo objeto de burlas,temor y admiración por parte de comentaristas y público en general.La penúltima ha sido la de calificar a “acampadabcn” como un “parque temático cutre”.Algunas de sus propuestas son vistosas e impactantes .Una de las que me ha llamado más la atención es la reivindicación animalista,o pro-derechos de los animales,que ha mantenido durante horas a varios activistas dentro de jaulas de exiguo y claustrofóbico tamaño…



La acampada de Sabadell . Los “indignados” de la spanishrevolution,democraciarealya,acampadasbd

Estándar

La acampada de Sabadell es una realidad .Tiene su mejor momento del día en la asamblea que se produce a las 21 horas cada tarde-noche.Una vez acabadas las Elecciones municipales del 22 de mayo,la manifestación de aquellos a los que se ha denominado “indignados” sigue en la sabadellense plaza del Doctor Robert,justo detrás del edificio del Ayuntamiento de la ciudad.Se trata de un movimiento asambleario que ha pasado por diversas fases.En el momento actual se nutre de diversos colectivos,pero fundamentalmente impera una gran ansia de cambios en el modelo social-económico y político.Impera en muchos momentos una cierta estética “alternativa” e incluso “New Age” algo peculiar,y “naif”,a ello contribuye sin duda a que de buena mañana se ponen a practicar yoga,y en otros momentos tai-chi …Falta saber si las organizaciones políticas,sindicales y culturales,los colectivos más organizados tradicionalmente en Sabadell ,siguen nutriéndola o ,por el contrario le dan la espalda de forma que este movimiento pierda fuelle y continuidad.

Foto de una asamblea : Fotografía de Santi Sánchez. http://yfrog.com/user/S4nTh1/profile

http://www.youtube.com/watch?v=ZuwEc4mP7P0

http://es-es.facebook.com/people/Acampada-Sbd/100002382795490

http://www.radiosabadell.fm/JSPS/index.jsp?redirectTo=http%3A//www.radiosabadell.fm/JSPS/Director%3Fflag%3D1%26page%3Dnews%26id%3D24963%26subPage%3D/Web/Informat

LLum de la Selva.Un eremita de Sabadell.Divulgador del ecologismo,naturismo y pacifismo.Un librepensador centenario

Estándar









En el Blog un personaje que ha sido calificado por alguno como “el último Patriarca”,por su aspecto y por la fascinación que ejerció especialmente en los años de la Transición.Se trató de un personaje envuelto en misterio .Del que no se tienen todos los datos.Según parece no tenía documentación oficial.No estaba “inscrito” en los registros públicos y no tenia DNI.Tampoco tenía propiedades aunque durante más de setenta años trabajó unas tierras en un paraje de Sabadell (Barcelona).Reunió en torno a su huerta,que era en los últimos años más una “selva” que otra cosa, a todo tipo de de personas chicos y mayores,artistas y chavales de barrio que le “seguían” y escuchaban sus “batallitas”,entre fascinados y asombrados.Cuentan las crónicas que de joven tuvo mucha vitalidad y que araba las tierras con una mula y mucho entusiasmo.Probablemente tuvo varias parejas ,pero las crónicas sólo aseguran la existencia de una.Fue pionero en la introducción en España del Naturismo ,vegetarianismo y todo tipo de doctrinas orientales.Durante años se aisló de un mundo que consideraba como muy hostil.Su huerta,su “jardín”,fue su único entorno durante muchos años,pues se autoabastecía y no ponía un pie en la ciudad. Se vió rodeado de todo tipo de personas que hacían que su soledad,en los años de vejez extrema, no fuera más que una quimera.En alguna ocasión ,se dejó llevar a la ciudad,le impresionó especialmente la película “Los Diez Mandamientos”.Practicaba el trueque y aceptaba de buen grado todo tipo de regalos y donaciones ,aunque luego criticara con sorna,el materialismo de muchos de sus visitantes.

En una ocasión pude comprobar la lucidez de su mente,tenía ya una edad cercana a los 100 años,pues intentaron engañarle en un trato (al final revendía algunos productos) y les afeó su conducta con un “¿Te piensas que he nacido ayer?”,muy oportuno.También recuerdo todo tipo de anécdotas referidas a su relación con la política (era de ideología anarquista),la religión ( aceptaba todo sin apoyar claramente nada) ,aunque le tenía cierta inquina a la Iglesia Católica ,tal vez por experiencias vividas en su juventud.

Recuerdo muchas más pero me voy a limitar a transcribir las que he encontrado en la red .Están bien redactadas y concuerdan con lo que yo recuerdo del personaje.Es una ventaja que no voy a dejar de aprovechar.No dejó,que se sepa obra escrita.Pero la cantidad de anécdotas seguramente daría para un buen libro.En Sabadell el Ayuntamiento le dedicó una calle con el nombre por el que fue tantos años conocido.



La noche de reyes de 1877 nació en Barcelona, Isidro Nadal Baques, más conocido por “Llum de la Selva”. Pronto se hizo vegetariano y viajó por España y Europa. Junto con tres amigos fundó en 1925 la primera sociedad naturista de España y colaboró en la revista Pentalfa que fue pionera del movimiento pacifista, ecologista y vegetariano español. Esta revista decía en su portada: “No tiene tendencia política, social ni religiosa; combate los vicios del alcohol, tabaco, carnes, tóxico, la prostitución y la pornografía.”
Llum de la Selva “compró”,es decir ,se instaló en un terreno en Sabadell y en él vivió unos 70 años sin la ayuda del exterior, sin dinero y sin electricidad, sólo de las frutas y verduras que cultivaba.
El 23 de diciembre de 1983, en la Colonia de Plana Bella (Tarragona), murió a los 106 años y próximo a cumplir los 107.
En 1980 fue entrevistado por Interviú y entre otras cosas declaró:
“A mi no me interesa vivir muchos años; nunca me ha interesado. Lo que me ha interesado es el camino y que éste haya sido agradable, sin enfermedades, sin pesadillas, sin angustias.”


Ecologista “avant la lettre”, místico en la pujanza de tiempos seculares, crudívoro cuando los naturistas eran cuatro sin tambor, indio en medio de la espesura de asfalto… no hizo grandes campañas, no acuñó proféticas frases, no promovió innovadoras revoluciones. Se sentó bajo una higuera y allí permaneció durante decenas de años. Nadie osó tocar en Sabadell el “Jardín de la amistad”, que aún en nuestros días perdura.



Nariz de pícaro, mirada de duende, barbas de sabio y corazón adelantado a su tiempo: ciento seis años testimoniando lo que entonces bien pocos alcanzaban a comprender. Ecologista “avant la lettre”, místico en la pujanza de tiempos seculares, crudívoro cuando los naturistas eran cuatro sin tambor, “indio” en medio de la espesura de asfalto…, no hizo grandes campañas, no acuñó proféticas frases, no promovió innovadoras revoluciones. Se sentó bajo una higuera. Allí estuvo durante decenas de años. Un buen día vio aparecer en su horizonte las grúas que le irían acorralando. Nadie osó tocar en Sabadell un “Jardín de la amistad”, que aún en nuestros días perdura. La higuera ha muerto, pero su ejemplo sigue vivo. Un mundo tan acelerado como el nuestro corre el riesgo de perder la memoria. Tan volcados hacia el futuro podemos olvidar con facilidad a los que nos precedieron, a quienes allanaron el presente de pies más hincados en la tierra, de mayor conciencia de lo mistérico y lo trascendente, que ahora disfrutamos. Pocos jóvenes de nuestros días inclinados a la ecología, al naturismo, a la Vida que cada día palpita con más fuerza tras la vida, conocen la historia del Isidre Nadal (Barcelona 1877-La Galera 1983), el abuelo “Llum”, que plantó su ejemplo y su jardín en medio del asfalto de la segunda mitad del siglo pasado.

La revista “Más Allá” (he encontrado quien lo refiera pero no el número y la fecha) lo reflejó así:

El Jardín de la amistad”

Este lugar en el que el abuelo pasó setenta años de su vida y que se encuentra a las afueras de Sabadell, junto al barrio de Can Rull, no era ningún parque temático, no constituía ninguna compleja instalación de acogida. “El Jardí de la amistat” era un terreno rodeado de avellanos en el que se podía encontrar una rústica cabaña que habitaba él y su compañera, una huerta bastante salvaje por aquello de no controlar en exceso a la naturaleza y campo sin labrar con multitud de árboles diferentes: higueras, almendros, palos santos, olivos, laureles, manzanos… A la entrada destacaba un chumbera de tres metros de alta. Aquello no era siquiera un vergel bien cuidado, sin embargo, desde los años sesenta, el carisma del anciano movía oleadas de gentes inquietas hasta sus puertas.

“Llum de la Selva” (Luz de la Selva) o “Avi Llum”, (Abuelo Luz) como también gustan de evocarlo sus amigos catalanes, era todo un adelantado a su tiempo, uno de esos seres destinados a despejar caminos por donde después transitarán los humanos. El abrió sendas a la vida natural y comunitaria, a un forma de encarnar la espiritualidad de forma espontánea y no circunscrita al dogma.

Como no podía ser de otra forma, su “iluminación” aconteció en plena huerta. Cuando menos se lo esperaba se vio sorprendido por un deslumbramiento interno. Así describió aquel trance: “Sólo fueron unos instantes vibrantes de luz y cuando abrí los ojos, el mundo ya era diferente: los colores más intensos, el aire más limpio y una sensación de alegría me embriagaba totalmente. Me di cuenta de que había comprendido algo muy importante. Entonces sonó una voz dentro de mí: ‘Todavía hay muchas cosas que no sabes. La Luz que acabas de ver, no todos la recibirán. Es la Luz del Padre, el resto es oscuridad…’” Fue entonces cuando decidió llamarse “Llum de la Selva”, porque sus ojos comenzaron a ver “cosas” que antes no había percibido. Podía contemplar, por ejemplo, colores alrededor de la gente y observar como éstos se trasformaban según las personas cambiaban de emoción.

Sólo dejó cartas escritas, nada de manuales, ni libros. Se limitó a vivir de acuerdo a sus profundas convicciones de amor y sumo respeto a la Madre Naturaleza . Los domingos el “Jardín de la amistad” era un hervidero de gente en torno al sabio anciano. Llegaban multitud de jóvenes y mayores de los más diversos orígenes, con el deseo de abrevar en su sencilla y práctica enseñanza. Relajación, charla bajo la higuera y comida campestre, por supuesto vegetariana, constituían el programa de aquellos días festivos que sus amigos recuerdan aún con verdadero candor. Entre los relatos y anécdotas intercalaba trozos de su vida, de su propia biografía que decía “estaba aprendiendo a olvidar”. A los nuevos el anciano les brindaba siempre un particular bautizo, otorgándoles un nombre de flor o árbol. Era su particular forma de “iniciación”.

Llum de la Selva no tenía otra propiedad que su biblioteca. En ella se podían encontrar títulos de Aurobindo, Gandhi, Blavatsky, Krishnamurti… El huerto apenas le daba trabajo pues lo mantenía en un estado semisalvaje, los pájaros y niños del barrio cercano también se nutrían de sus propios cultivos.

A su forma, Llum fue el último patriarca de la era de Piscis, profeta de pocas palabras, pero las suficientes para revelar los tiempos venideros. Ya en los años sesenta hablaba del nacimiento del hombre de la “nueva era”, de la “era de acuario”, una nueva generación de seres más conscientes que poblarían de nuevo la Tierra. A sí mismo se consideraba un “ermitaño cósmico”, el último representante del mundo antiguo.


Isidre Nadal

Con el testimonio de unos y otros amigos del “Avi” de la comarca barcelonesa del Vallés, hemos ido reconstruyendo una biografía, por lo demás no exenta de lagunas e incluso alguna confusión, que el propio Llum optó por mantener.

Los primeros años de su vida representan por ejemplo una incógnita, pues no encontramos consenso total en cuanto a la fecha de su venida al mundo. La mayoría de las informaciones recogidas apuntan, no obstante, a que nació el día de Reyes de 1877. Cuando Llum se refería a su nacimiento, decía que fue abandonado en una cesta, “cual Moisés”, en un oscuro rincón del puerto de Barcelona. Unas monjas recogieron a quien con el paso del tiempo se vendría a llamar Isidre Nadal. Isidre venía por lo de patrón de los labradores y Nadal por el gusto del chaval por la Navidad. Conservó este nombre hasta que se colgó el de “Llum de la Selva”, es decir Luz de la Selva, un nombre más acorde con su vocación de guía y “faro” entre los humanos.

Las religiosas le internaron en un orfanato del que terminó huyendo. A los catorce años se puso a trabajar y enseguida se vio seducido por las corrientes anarcosindicalistas del momento. Hay incluso quien afirma que vivió también su etapa de “petardero” en aquel tiempo convulso y de tantos sobresaltos sociales. Se las ingenió para eludir el servicio militar, cuando la defensa de las colonias se pagaba en sangre y fuego.

Fue seguidor de Ferrer Guardia, sin embargo, con el tiempo, su inclinación por la naturaleza debió de ser más fuerte que por el laicismo y la subversión popular. Pronto retornó a un campo que no abandonaría por el resto de su prolongada vida. Su conocimiento de la naturaleza le debió granjear la confianza de algún potentado payés que lo puso de capataz. Parece que estuvo también al frente de una de las comunidades agrarias que entonces proliferaban. Fue toda su vida un autodidacta, no tuvo acceso a estudios formales, pero a menudo comentaba que su tiempo libre lo dedicaba a la lectura, a menudo a la luz de unas pobres velas.

En los años veinte fundó junto a otros amigos la “Sociedad catalana de naturismo” y colaboró con al revista “Pentalfa”, pionera del movimiento pacifista, ecologista y naturista de nuestro país. Se dice que llegó a mantener también correspondencia con el propio Tolstoi.

Sus prácticas contrastaban con la mentalidad de la época. Cuenta la leyenda que en un periódico catalán de comienzos de siglo apareció con un grupo de amigos en plena estampa nudista, generando el consiguiente escándalo. En más de una ocasión debieron también de salir corriendo, pues las fuerzas puritanas del momento les perseguían a tiros cuando tomaban el sol desnudos. El espíritu libertario lo conservó, de todos modos, a lo largo de toda su vida. El ejemplo más evidente es que nunca tuvo un carnet de identidad en su bolsillo.

Con su compañera Carmen formó un peculiar hogar y se instalaron en su “Jardí” a las afueras Sabadell. Con sus propias manos levantó la cabaña y cultivó la huerta. De ese limitado espacio apenas saldría en setenta años. Durante todo ese tiempo la pareja vivió sin necesidad de apenas nada del exterior, cuál naúfragos en una isla en medio del asfalto. Hicieron muy poco uso de dinero, pues tenían su propia huerta y casi no utilizaban aparatos. No tenían luz eléctrica, no dependían del exterior.

Nacerán antes las flores”

Pocos años antes de su muerte fue llevado a Tarragona. Su compañera de toda la vida ya había partido y quienes le rodeaban entendieron que necesitaba de cuidado y protección. Dos jóvenes riojanos, que él bautizó como Clavel y Clavelina, le acogieron en su casa cercana a Puebla de la Galera, en la colonia Plana Bella de Tarragona.

Jordi Maluquer vivió muy de cerca la última etapa de Llum. “Este maniquí ya no me sirve” le dijo a este empresario del sector del perfume, el anciano que veía ya cercanos sus últimos días sobre la tierra. Añade este amigo: “Cuando después de la comida se iba a echar la siesta comentaba que iba al ‘ensayo general’. Nos quería decir que dejaba su cuerpo tan sólo un breve rato para después retornar a la vida física.”

Sin embargo el 23 de Diciembre de 1983 Llum no retornó del “ensayo general”, saltó al “plateau” celeste. Dejó definitivamente su anciano vehículo corporal a la edad de 106 años. Tomó su vuelo entre aroma de naranjos hacia un “Jardín” más eterno, por supuesto también de verdaderas y profundas amistades. Con él se encontraba la pareja que le brindó cariño, techo y compañía la última etapa de su rica vida.

Se le enterró como el quería: junto a un ciprés, con una túnica blanca y sin ataúd, “para que las flores nacieran antes”. Cuatro mujeres lo llevaron sobre una plataforma hasta su tumba. Iba tan sólo cubierto por una tela. El entierro fue a la mañana y durante todo el día no paró de pasar gente para despedirle. Una suave música de violín ponía fondo a aquella hermosa imagen, poco funeraria, entre olivos.

Maluquer cuenta también que cuando hicieron las gestiones para enterrarlo en la Colonia Plana Bella de Tarragona, en realidad no encontraron ningún impedimento legal. Al abuelo no se le podía dar de “baja”, pues en realidad nunca se le había dado de “alta”, es decir jamás había figurado en registro alguno. De hecho, cuando le solicitaban un nombre en el momento de consignar alguna de las pocas adquisiciones que realizaron, siempre facilitaba el de su compañera.


Rodeado de ecologistas

Luis Lázaro, una autoridad del movimiento ecologista, estuvo muy cerca del “Llum de la Selva”. De su pluma ha salido un acertado retrato del venerable abuelo: “Así era el padrino. Un hombre, un amante que logró mantener su visión real, frente a un mundo imaginario. Tras los naranjos de su jardín pasaron la I República, la Restauración, Primo de Rivera, la II República, la guerra, Franco, la democracia… La historia fluía sin parar y Llum seguía en su centro” Luis Lázaro vive en Cáceres donde lidera iniciativas en el campo de las energías alternativas y el ambientalismo. Para él Llum representaba un loco solitario que resistió en “una burbuja de luz y de armonía” la terrible tormenta de un siglo lleno de transformaciones. Cuando partió Llum, Clavel y Clavelina, sus anfitriones, comentaron a un joven Lázaro con un mirada de aquellos que han visto y han comprendido: “Ahora ya estamos solos. Ya no hay maestros, sólo quedan guerreros.”

Gracias éste pionero de lo alternativo en nuestro país hemos podido conocer amenas historias sobre su singular vida. En una ocasión, los “Mossos d’Esquadra” fueron a apresar al abuelo por denuncias de llevar el pelo largo y la barba despuntada. Según llegaban al jardín, Llum les comenzaba a recitar pasajes de la Biblia o lecciones de astronomía. No tenían otro remedio que marcharse por donde habían venido.

En otra ocasión cuando estaba trabajando la tierra se dio cuenta de que alguien alrededor suyo fumaba, era el rector de los escolapios. Para alejarle no se le ocurrió otra cosa que desnudarse y salir corriendo hacia él.


Rodeado de artistas

Visitamos a Floreal Sorriguera y María Dolors Duocastella en la casa de esta última en Tarrasa. Estos dos artistas octogenarios disfrutan con la oportunidad de poder hablar de quien, con tan buenos recuerdos, marcó sus respectivas vidas.

Para este pintor y esta actriz Llum de la Selva era un patriarca en el más elevado de los sentidos: “Tuvo la facultad de armonizar en torno a él a las familias espirituales del momento”. Estos ancianos, que profesan auténtica veneración por aquel ser pequeñito, de voz bajita y cuerpo semidesnudo, nos cuentan que teósofos, espiritistas, seguidores de Krishnamurti, gente de las comunidades del Arca y del Arco Iris, amén de mucha gente que, como ellos, iba por libre, se reunían alrededor del sabio.

Entre las muchas curiosidades que nos comparten, mientras que repasamos las fotos de la época, está la de que andaba con los pies descalzos para no hacer daño a las plantas. Gustaba de aplicarse baños de barro y su espartana dieta no contemplaba más que dos comidas diarias, a base de frutas.

Floreal y María Dolors recuerdan con cariño el tiempo pasado en el “Jardí de la amistat”. La intensidad de su evocación da prueba de la singularidad y carisma de “l’avi”: “No pertenecíamos a ninguna organización pero izábamos una bandera blanca, bandera de la paz y de la amistad”. En el Jardín se promovía también el esperanto como lengua de una humanidad por fin unida.

A lo largo de la charla distendida afloran muchos detalles. “Llum proponía labrar la tierra y comer sólo de los frutos que ella nos proporciona, sin necesidad de aplicarles calor, ni cocinarlos”, nos comparte el veterano pintor. Pero el abuelo no se ataba a la tierra, invitaba también a mirar a las estrellas. Animaba más a un ejercicio de simple admiración y agradecimiento por su fulgor, que a un detallado estudio de sus influencias. Promovía una “astronomía cosmogónica”, en los tiempos en los que la astrología se movía aún en estrechos márgenes de secretismo.


Rodeado de intelectuales

Nos recibe también en su masía de Cabrera de Mar, otro de los más entrañables amigos de Llum, el empresario, periodista y alto cargo cultural de la Generalitat durante muchos años, Jordi Maluquer. Este hombre, que en el año 1976 fundó el periódico el “Avui”, conserva también un grato recuerdo de la compañía del anciano. Este afecto, que ha vencido el tiempo, es buena prueba de cómo Llum supo ganarse a sectores bien diversos de la sociedad catalana y española del momento, tales como artistas e intelectuales y no sólo aquellos empeñados ya en un crecimiento espiritual.

Maluquer fue además el artífice del encuentro con otro gran gigante de aquellos tiempos: el italo-francés Lanza de Vasto, discípulo de Ghandi y fundador de las Comunidades del Arca. El contraste entre ambos patriarcas era quizá una de las claves de su complementaridad y amistad. El uno menudo y de voz limitada, el otro grande y de voz poderosa. El catalán no albergaba un mensaje de transformación a gran escala, no hacía declaraciones elocuentes, predicaba con el ejemplo; mientras que el francés tenía una clara vocación de masas. Lanza de Vasto se pasó varias veces por el Jardín de la amistad. En sus visitas fue labrando un bastón que, cuando lo hubo acabado, entregó solemnemente a Llum.

Entre la multitud de anécdotas que Maluquer guarda en su memoria, está la alusión que Llum hizo de un vegetariano que se las ingeniaba en el Jardín de la amistad para encender su pequeña hoguera en la que cocinar. “Pobrecito es vegetariano. Utiliza el fuego”, comentó irónico el “avi”.


Rodeado de líderes espirituales

La gente de las comunidades del Arco Iris también frecuentaba por aquel entonces al sabio anciano. Su líder Emilio Fiel, más conocido por Miyo, honra igualmente la memoria del “indígena que se mantuvo fiel a sus principios en medio de la explosión industrial”: “Las ‘colonias naturistas’ que promovía Llum, fueron el germen de las ecoaldeas y comunidades de nuestros días.”

Para el fundador de las primeras comunidades “New Age” en nuestro país, Llum era un hijo de la Diosa, de la Madre Tierra que les instruyó en la ciencia de vivir de acuerdo a ella sin necesidad de mayores complicaciones: “Él nos devolvió la noción del niño que todos somos”.

El anciano se llegó a vestir de naranja como por aquel entonces acostumbraban los miembros, popularmente conocidos por los “butanitos”, del Arco Iris. Miyo heredó el bastón de Llum de la Selva, que a su vez había recibido de Lanza de Vasto. El se ha encargado de pasearlo con orgullo por todo el mundo, en sus múltiples viajes y peregrinaciones. Gracias a Emilio Fiel han sabido, allende nuestras fronteras, de la vida y testimonio “del último indígena de nuestros tiempos”.

José Tevar fue también un íntimo de Llum de la Selva, pasó tiempo a su vera. Este profesor de yoga y meditación en Sabadell, monje budista y “sadhu”(peregrino) por seis años en la India y Sri Lanka, nos participa de un aspecto desconocido de “avi Llum”: “El era muy discreto a la hora de compartir esto, pero me consta que visualizaba los auras de la gente. Sobre todo se esforzaba en este ejercicio cuando se le acercaba personas nuevas. De esta forma adivinaba su grado evolutivo y el trato que era preciso dispensarle. Nunca sabremos en realidad todos los poderes que albergaba. Por ejemplo, por la forma de las nubes, sabía también del tiempo que iba a hacer en las próximas horas. ”

José conoció al abuelo en el año 1961, cuando éste contaba con la edad de 84 años, sin embargo nos indica que Llum era un poco dado a inflar las cifras de sus años, por lo que es probable que fuera preciso restarle alguno. Con respecto a la espiritualidad que profesaba el abuelo, José afirma que ésta era muy propia y a la vez de carácter universal: “Acogió dentro de sí influencias orientales, por ejemplo creía firmemente en la reencarnación. No obstante su talante anticlerical, se granjeó la amistad de diferentes monjes y religiosos, entre los que destacaban los padres Basilio y Anselmo, benedictinos de Montserrat.”


Sin fuego

El “abuelo selva” declaró en septiembre de 1982 a la revista “Integral” a propósito de su alimentación: “Dime lo que comes y te diré quien eres. El primer paso es una alimentación natural. Los alimentos naturales crudos limpian la savia de nuestra sangre y entonces recibimos el rocío bienhechor de la salud. Yo jamás cocino con fuego. La fruta es el elemento más elevado que Dios a concedido a los hombres. Es la liberación del hombre de la cocina. Toda otra comida hace que el hombre caiga enfermo, no inmediatamente, pero sí al cabo de los años. Los hombres piensan en estar fuertes, pero existe una alimentación superior que la llamo Natura. Ella hace que me alimente mucho más de los rayos del Sol, que de la comida que como. Por eso, desde los 17 años he comido fruta sin fuego y nunca he estado enfermo”


Algunos se reclaman sus “herederos espirituales”:



Porque yo soy el heredero de Llum de la Selva. Él me pasó su bastón, su estandarte. Me pasó su poder interno.
—Anciano, vegetariano y solitario, Llum de la Selva convirtió su casa, en el actual Parc Catalunya, en lugar de peregrinación de discípulos de la conciencia. Qué aprendió usted de él?
—No fue tanto aprender como reconocerse. Siempre he aprendido de los ancianos de distintos linajes sin que ellos me enseñaran. Todos han querido pasarme a mí sus atributos.
—¿Cómo era LLum?
—Defendía unos principios célticos muy elementales, como de chamanismo de andar por casa, o andar por el bosque, que en aquel tiempo eran revolucionarios.




Fuentes documentales: