ME LLAMO ADVENTIA.Un relato , un cuento.

Estándar

MAY
21
2014

ME LLAMO ADVENTIA.Un relato , un cuento.

En el blog un relato :

Me llamo Adventia .
 
Las manitas menudas y blancas sostienen un peluche,mientras que sus ojos castaños se mueven y parecen asombrarse ante la reiterada muestra de sordera de su interlocutor.Éste le pregunta a la pequeña por enésima vez por su nombre.La niña,con una paciencia impropia de sus pocos años repetía una y otra vez: “Ad-ven-ti-a”.El padre se desesperaba y no entendía a su pequeña.No reconocía las sílabas y por ello no comprendía el conjunto de la palabra.No lo identificaba con nada.Esos fonemas,esos morfemas,esos lexemas no tenían para él ningún significado tangible.Lo más inquietante es que aunque entendió que le decían  : ¡mira qué guapa que está tu hija! Él no reconoció a la niña,ni en un primer momento,ni cuando llevaba ya un buen rato sosteniéndola en su regazo.Su intriga fue,en efecto,en aumento a medida que reconoció perfectamente a su hijo mayor,ya veinteañero , y también a su bella hija adolescente,pero no recordaba de dónde,de qué manera,cómo y cuándo le había nacido un tercer vástago. -“¿Tendré alguna enfermedad que me impide recordar algo tan importante?” Se preguntaba mentalmente desesperado.También pensaba para sí que tal vez había sido víctima de algún accidente, y que ese percance se hubiese cebado en su ahora depauperada memoria.Así pasado un buen rato,se le acercó su hija mayor,y le recordó que se hacía tarde para la cena.Él le preguntó por esa niña preciosa que tenía sentada ,desde hacía un buen rato,en sus rodillas y que seguía jugando inmutable con su muñeco.Al oír la pregunta que le dirigían a su hermana,dejó inmediatamente el juego y le soltó : -“papá te lo he dicho varias veces yo soy Adventia .No le preguntes nada a mi hermana que yo soy yo.” Las dos chicas se van a cenar dejando en la mayor perplejidad a su padre.La jovencita se ocupa de la pequeña y dejan al atónito padre en el sillón.Éste se inquieta,se desespera pensando,cómo puede ser que no consigue reconocer a su hija más pequeña.No le encuentra una explicación.La angustia le atenaza la garganta.Tiene muchas ganas de gritar.Se está ahogando pero no sale de su boca más que un quedo ronquido inaudible.Nadie le escucha,todos parecen estar haciendo bastante ruido en el comedor contiguo,él intenta levantarse de su mullido sillón,quiere incorporarse a la cena familiar,no lo consigue y eso le provoca aún más angustia,más ansiedad si cabe.El pecho le oprime ,parece que una mano enorme le está estrujando sin piedad el corazón.Cuando parece que todo va a estallar,se despierta empapado en sudor,del sueño.
Sabadell 21/5/2014
pandugar
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s